Tuesday, July 04, 2017


Friday, October 21, 2016

Alimentación saludable, frente a los productos procesados y transgénicos.


Los organismos geneticaménte modificados o transgénicos, son aquellos a los cuales se les introducen genes de otras especies (mediante técnicas de la biotecnología), creando organismos que no estan en la naturaleza.





Thursday, October 20, 2016

Campaña de alimentación en barrios de San Bernardo





Como parte de la Campaña local “No a los transgénicos, si a la soberanía alimentaria”, Ecobarrial esta realizando pequeñas exposiciones en actividades vecinales en la comuna de San Bernardo, donde se entrega información acerca de la alimentación saludable y su conexión global con la producción industrializada de alimentos.

La primera fue en la Feria vecinal de Villa Maestranza de San Bernardo el de septiembre, donde se instaló un stand con paneles y se entregó información a los vecinos. La feria conto con la presencia de candidatos a las elecciones municipales de diferentes coaliciones.

El sábado 8 de octubre se realizó una actividad de información alimentaria y participación en la confección de un huerto orgánico en la Villa Amanecer de Portales. La actividad surgió de la Junta de vecinos local y tuvo actividades para niños y adultos del sector.

El sábado 22 de Octubre se realizará otra iniciativa similar con una presentación de teatro, abierta a todos los vecinos del sector de Nos, donde Ecobarrial entregará información y montara una exposición más completa. 

TRANSGENICOS y ALIMENTACIÓN SALUDABLE

El Centro de Ecología social Ecobarrial, realizó durante septiembre y octubre una campaña de promoción de la alimentación saludable y la soberanía alimentaria, contra la producción de productos transgénicos.
La campaña, ha sido organizada simultáneamente en varios países de Latinoamérica por la red ecologista Tierra del Futuro, de la que Ecobarrial pertenece.
En su versión en Chile se enfoca en los problemas que afectan a la producción y consumo de alimentos en las comunas de nuestra Provincia de Maipo y los efectos negativos de los alimentos transgénicos y su presencia en el consumo local.
Maipo se ha caracterizado siempre por sus cultivos de hortalizas, frutas y vino chileno, pero ha sufrido últimamente de una creciente desaparición de sus tierras de cultivo y la consecuente disminución en la producción de alimentos, cuyaescasez y alto costo son cada vez más notorias. Estos deben ser traídos desde lejanas regiones del norte, reemplazados por vegetales transgénicos o han desaparecido de las mesas de la zona.
La presencia de alimentos transgénicos en Chile y especialmente en la Región metropolitana esta también acompañada de una casi absoluta falta de información.

Los contenidos de la campaña se focalizan en estudiantes, dirigentes sociales y habitantes de zonas rurales. Con charlas y pequeñas exposiciones en Santiago, San Bernardo y Buin en centros comunitarios, sedes sociales y establecimientos educacionales.
















Tuesday, June 21, 2016

Ecología Social

















La ecología social, también denominada ecoanarquismo, es una escuela filosófica y una corriente política del ecologismo y del anarquismo, fundada por Murray Bookchin, que busca un manejo humanista del medio ambiente, y afirma que existe una relación holística entre los seres naturales, incluidos los seres humanos, que lleva a afirmar a los ecólogos sociales que el orden natural no necesita autoridades ni mando centralizado, sino que es descentralizado y en red. Eso significa que la naturaleza se autorregula y de igual forma pueden organizarse los humanos, que producen los problemas ambientales sólo cuando introducen procesos autoritarios en sus sociedades.
Propone una "sociedad ecológica", el desarrollo sostenible de la biotecnología, la tecnología adecuada y la arquitectura sustentable en lo técnico, y en lo político la gestación de instituciones libres, localistas e interconectadas en redes federativasbiorregionales, junto con una economía ecológica.
 Jerarquias
La ecología social localiza los orígenes de la crisis ecológica específicamente en las relaciones de dominación entre las personas. La dominación sobre la naturaleza es vista como un producto de la dominación dentro de la sociedad, aunque esta dominación solo eleva las proporciones de la crisis bajo el orden capitalista-estatista vigente.

Monday, September 21, 2015


"Arriba los que luchan y no luchan" El Congreso de Unificación Anarco Comunista C.U.A.C. de Chile y la apuesta libertaria en el siglo XXI.

Entrevista a Mario Celis

(Publicada en la pagina del Centro de estudios Patricio Ycaza de Ecuador)

 ttps://www.blogger.com/blogger.g?blogID=19517751#editor/target=post;postID=7592430230854718417;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=0;src=postname



cepyecuador / 1 week ago

Introducción.
Aproximadamente en el año 2007 cuando aún funcionaba la Biblioteca Popular de la Casa del Obrero “Ateneo Libertario” en la ciudad de Quito, recibimos por casualidad el Manifiesto Comunista Libertario de Georges Fontenis, el envío provenía de una pequeña agrupación libertaria argentina que había reeditado el manifiesto a partir de una traducción hecha en Chile. La obra de Fontenis para quienes en esa época nos considerábamos anarquistas puros e inmarcesibles, significó un puñetazo en la cara literalmente. Comprendimos en ese momento, al calor de la inutilidad política que representaban nuestros esfuerzos por “cambiar el mundo” mediante proyecciones de cine, conversatorios, vínculos con tribus urbanas, circuitos de agrupaciones minúsculas sin ninguna participación real en política, que estábamos en cualquier parte menos donde esta se jugaba. En ese entonces la posibilidad desde el anarquismo ecuatoriano para desarrollar un proyecto revolucionario serio era impensable. Meses después de haber devorado el manifiesto, cuyo efecto desde aquel momento hasta el día de hoy ha sido la ruptura con un sector grande pero políticamente insignificante del anarquismo criollo, para quienes la acertada lectura de Fontenis significaba stalinismo, ortodoxia, autoritarismo, etc., recibimos la visita de un compañero de Chile. Dicha visita fue importante en la medida que nos acercábamos a un intento, con sus limitaciones y aciertos, que buscaba pensar el anarquismo en conexión con las luchas del pueblo, desde América Latina. La motivación proveniente de la lectura de Fontenis como de la experiencia chilena del Congreso de Unificación Anarco Comunista (CUAC), se convirtieron en importantes referentes para al menos, en ese momento, sentarnos a pensar “más enserio”. No encontrábamos en el anarquismo ecuatoriano con el que nos identificábamos, extinto políticamente desde su primera batalla (el 15 de noviembre de 1922) y continuado por artistas, cantautores sin proyecto o relevancia política en tanto alternativa orgánica, herramientas, experiencia o referentes necesarios para afrontar la tarea de crear una organización revolucionaria de carácter nacional. Evidentemente los años no pasan en vano, de aquella generación de “viejos militantes” poco o nada queda, de hecho muchos de quienes hasta hace algunos años nos identificábamos plenamente anarquistas el contacto con los problemas reales del pueblo y sus organizaciones, así como con lecturas de otros referentes y vertientes teóricas a las que no acudíamos por miedo a “defraudar” a Bakunin (desde una lectura principista de este), ha permitido que superemos visiones idealistas, voluntaristas y nada orgánicas tan patentes de ese anarquismo con el que nos que asumíamos de forma religiosa y necia. Ahora somos tan cercanos a Bakunin como a Marx, a Fontenis como a Gramsci, a Makhno como a Öcalan, así como a pensadores contemporáneos y procesos progresistas que se desarrollan alrededor del mundo. La presente entrevista fue realizada durante 2014 y 2015, empezó en Santiago de Chile en el mes de septiembre, junto a los actos y movilizaciones conmemorando el golpe fascista del 11 de septiembre de 1973, y ha sido finalizada en este septiembre. Recomendamos su lectura sin descuidar las críticas y observaciones, siempre pertinentes, que se puedan realizar; refleja en muchos aspectos el debate actual dentro de las filas libertarias de nuestro país, la necesidad de un referente político de cobertura nacional, instancia que se hace posible hoy, luego de tantos años y equivocaciones.
¡Por el socialismo y la libertad! ¡Arriba los que luchan y los que no luchan!


 Carlos Pazmiño. Comencemos hablando sobre los orígenes del Congreso de Unificación Anarco Comunista (CUAC) en Chile, ¿cómo fue que los anarquistas chilenos vieron la necesidad de superar la idea de colectivo u organización voluntarista, educacionista, contra cultural, hacia la organización política? ¿Qué es y cuál es el rol de organización política anarquista?

Mario Celis. El panorama libertario en Chile en la década 90 presentaba un buen número de colectivos, que habían pasado de la contracultura, a mostrarse en manifestaciones mapuche, e intentar armar algunas coordinadoras, pero siempre todo sucumbía en la dispersión o en prácticas despolitizadas.
En 1998, varios grupos intentábamos levantar un centro libertario en una casa ocupada en el centro de Santiago. Al fracasar ese proyecto, se vuelve a la dinámica de colectivos y coordinadoras. Hasta que en 1999,  las conversaciones entre algunos grupos de Santiago, conectados también con grupos de Valparaíso y Concepción, plantean unificar a los colectivos que estuvieran buscando organizarse políticamente. Para eso se propone convocar a un congreso, un encuentro de debate. Este encuentro se realiza en un sindicato y dura un día completo. Allí se acuerda crear una organización con objetivos políticos, con la base teórica del “Manifiesto Comunista Libertario” de George Fontenis.
Como necesitábamos un nombre, se decide usar provisoriamente el nombre del congreso.  La sigla que formaba, demostraba muy poca seriedad. Muchos nos dijeron “suena como la onomatopeya de un pato, tienen que cambiarlo”. Pero nos fuimos acostumbrando a usarlo, porque nos daba risa, rompía con toda solemnidad y era provocador. Finalmente quedo como el nombre oficial.  Hoy se puede entender como un reflejo de la época, del cambio de siglo. Si lo lees completo, parece el nombre de una orgánica seria, al estilo de las viejas uniones de salitreros, portuarios, zapateros o gráficos. Si lees solo la sigla, es el espíritu bromista, desenfadado y descomprometido de los años 90. Era la dualidad de un anarquismo joven, que se debatía entre ser o no ser; la tradición o algo nuevo, lo individual o lo colectivo, coordinación flexible o estructura reglamentada, voluntarismo o compromiso, iniciativas efímeras o practicas permanentes.
Muy pronto la realidad nos obligó a escoger entre una de ambas opciones, sin espacio para ambigüedades. Se necesitaba una organización que definiera metas políticas, con un aparato operativo que funciono al principio con comisiones y luego con frentes (trabajos en sectores sociales: estudiantil, sindical,  poblacional) y comisiones al servicio de estos frentes. Sin sospechar que la construcción de estos trabajos, sería fundamental para lo que vendría después. Y sin tampoco tener todas las herramientas para enfrentar una época llena de incertidumbres, en un entorno realmente jodido, con ninguna condición objetiva a la vista, ningún referente cercano hacía atrás.

Carlos Pazmiño. El CUAC por los documentos que se puede leer, muestra una estructura interna definida, organizada y planificada, con comisiones y frentes específicos de desarrollo político. ¿Se puede decir que el CUAC fue un esbozo de partido anarquista, cómo se pensó y funcionó la estructura orgánica? ¿Cuáles fueron sus pros y contras?

Mario Celis. Nunca nos gustó hablar de partido, ni planeamos esbozar un partido, que por lo demás era algo que provocaba gran rechazo, incluso entre nosotros, y además era la peor acusación que los grupúsculos contraculturales nos hacían. Para mi generación, el concepto estaba relacionado al partido tradicional de izquierda, tan lleno de rigidez, autoritarismo, clientelismo, de privilegios, machismo, etc. Nadie quería eso. Siempre se pensó en una organización que siguiera la tradición del anarco comunismo, con programa político y disciplina organizativa, muy lejos de un orden militar, más bien basado en las responsabilidades auto – asumidas. Una organización que decidiera junto a la gente, a la vez que, diera respuestas al adormecimiento de las demandas sociales, que generara propuestas decididas, como fuerza visible, con incidencia a nivel nacional. Pero había que rearmar al anarquismo chileno, luego de un vacío de décadas y eso implicaba lograr un cierto orden, en el disperso contexto libertario criollo. Al mismo tiempo nos exigíamos educar, formar nuevos militantes, extendernos a otras ciudades y regiones, relacionarnos con otras organizaciones, etc.
Era una mochila pesada. Por eso tuvimos que armar una estructura sólida, disciplinada, muy operativa, porque además aún éramos pocos. También se creó una mística muy fuerte. Algunos vieron esa estructura como un terrible partido verticalista. Al principio para otros grupos de izquierda (antes de ganarnos su respeto) éramos un montón de aficionados en política. Esto último tal vez estaba más cerca de ser cierto. Nuestro amateurismo (sin ingenuidad) era el reflejo del momento post dictatorial y precisamente una de nuestras fortalezas, al estar construyendo todo a cada momento, exentos de  dogmas, recetas o artimañas, propias de los acomodos políticos.
Pero objetivamente nada llego a ser tan rígido, ni tampoco tan laxo. Lo que existía era una disciplina organizativa, que no estaba hecha para atentar contra la libertad de los militantes o para mezquindades. Sino para organizar y reinsertar lo libertario. Aunque es cierto que en la etapa final, algunos exageraron esa disciplina, afilaron su guillotina,  provocando varios conflictos y retiro de militantes.
El tema estructural siempre complica las cosas, cuando no se tiene experiencia o no se profundizan los conceptos. En la época, la palabra “estructura” provocaba rechazo en alguna gente, que la entendían – incluso hoy la entienden – como contraria a la libertad. Pero curiosamente quienes son más reacios a respetar el orden colectivo, suelen convertirse en los más severos censuradores y centinelas de un orden represivo.
Finalmente, el aprendizaje fue que la disciplina no es vigilancia, que debe estar basada en la confianza en el otro y en sí mismo. Mientras que la ausencia de jerarquía requiere altos grados de compromiso y de madurez individual y colectiva. Que es básico y posible, que nuestras organizaciones tengan claridad de sus metas políticas y establezcan internamente un orden libre. Eso hoy, creo es indiscutible.

Si eso es un partido, difiere mucho de los partidos que conocemos…

Aunque podría llamarse así, cada organización debe definirlo claramente de antemano. Teniendo claro que esa estructura, como sea que se llame, no es para convertirse en una maquina electoral, ni para privilegios, ni para reproducir la dominación, ni para crear una jerarquía encubierta, que coarte las expresiones sociales o les joda la vida a sus miembros.
Creo sí, que cualquier organización libertaria que se proponga cierta seriedad, debería definir una estructura organizativa, un programa político, planes estratégicos, un calendario de actividades, un sistema de parámetros de evaluación de logros, espacios territoriales y transversales, un plan de recursos e infraestructura, un plan cultural, etc. Eso solo para empezar a hablar en serio.

Carlos Pazmiño. El anarquismo, o más bien los anarquistas, han dejado de pensar la política como un hecho concreto, dado y reproducido con el pueblo,  escudándose en la pureza ideológica para no intervenir de forma efectiva en la sociedad, llevando a la concepción política libertaria a enarbolar tácticas, estrategias, y enfoques programáticos alejados de esta. En este sentido, ¿cómo pensó la política el CUAC? ¿Cómo la definirías desde el anarquismo?

 Mario Celis. Por cierto el anarquismo es una ideología y práctica intrínsecamente audaz, “entradora” y dicho en chileno “puntúa”. No en el sentido de ser más incendiaria, sino en que convoca a penetrar donde nadie más podría, a construir donde no hay nada, a dar pasos desconcertantes, a destrabar nudos, a lograr avances contundentes. Y esto, claro que necesita de una estructura organizativa dinámica, con ética, lucidez y disciplina férrea, que debe ser fraternal, pero enérgica contra todo espejismo y todo elemento, que desvirtúe los objetivos.  No una maquina en constante caza de brujas, sino una búsqueda de equilibrio. En el CUAC, desde un principio existió esa búsqueda. La asamblea fue muy exigente con cada militante y enérgica contra los saboteadores, que si los tuvimos.
Si el CUAC era vanguardia o no, daba lo mismo en el contexto del Chile de la década 90, arribando al nuevo siglo,  en que no pasaba nada nuevo. Con organizaciones sociales agónicas, marginalizadas, y con discursos estancados, que no daban cuenta de los temas de la ola globalizadora, como las privatizaciones, los tratados, los abusos, la modernidad, los malls, una transición eterna, una democracia frágil ante un pinochetismo que se negaba a morir. Frente a esto, el CUAC apuesta en lo externo a mostrar abiertamente las ideas de apartidismo, anticapitalismo, antiestatismo, junto a sus propuestas (uso del asambleísmo, acción directa, vocerías, autonomía organizacional, inserción y rearticulación social). También a exhibir una estética que toma distancia de la santería simbólica de la izquierda,  generando acciones novedosas de propaganda, educación y cultura libertaria. Todo eso era llamativo y además eficaz.  Así logra junto a otros grupos, sembrar una semilla para los movimientos sociales que resurgirían en la siguiente década.
Sin embargo gran parte de la energía se invierte en enfrentar las complejidades de su propia estructura orgánica, y los obstáculos del mismo anarquismo. En neutralizar las posiciones que defendían el estilo de vida, la pseudo rebeldía, el individualismo, la consigna sin sustento, la tribu urbana, las repetidas e inconducentes charlas sobre el anarquismo del recuerdo, (con mucha cerveza, mucho tallarín con salsa, mucha “tocata” punk rock, pero poco contenido), la sacralización de la barricada, etc, etc.
Cuando CUAC se transforma en OCL (Organización Comunista Libertaria), estos infantilismos, aunque con resistencia, se fueron eliminando. La organización creció y maduró, descubriendo que al crear formas de organización y estrategias adaptadas al aquí, hoy, podía convertirse en un actor protagónico en la política del país.  Estas formas toman solidez con el trabajo en sectores poblacionales, sindicales y luego el trabajo del FEL (Frente de estudiantes libertarios) en el largo proceso del movimiento estudiantil. La presencia de nuevas organizaciones libertarias, en constante mirada crítica, también  enriquece el panorama en los años siguientes.



Carlos Pazmiño. El CUAC fue un referente para muchos procesos organizativos en Latinoamérica y el mismo Chile, ¿cuál fue el alcance de los documentos y la experiencia del CUAC? ¿Cómo medir, así sea empíricamente su influencia?

Mario Celis. De alguna forma el CUAC sirvió como experiencia motivadora, en el proceso del anarquismo ecuatoriano, peruano o boliviano tal vez. Junto a un aprendizaje nuestro de las organizaciones de Argentina y Brasil. Digo motivadora, pues no teníamos capacidad de acompañar más ni mejor cada proceso, pero sin duda las organizaciones de cada país, trazaron sus propios caminos, su propio anarquismo contemporáneo. En el Ecuador por ejemplo, se dio un crecimiento reflexivo, una madurez, que aunque no cuajó en una organización única a nivel nacional, comenzó a leer desde lo libertario los procesos vertiginosos del país desde los 90 hasta hoy.  Y aunque eran procesos muy diferentes a lo que pasaba en Chile, el hecho de encontrarnos, de mostrar que existía una nueva oportunidad para el anarquismo en Latinoamérica, ayudo a plantearse metas desde nuestras realidades y crecer. Y claro,  es muy satisfactorio saber que nuestras visitas, charlas o correspondencia con gente de otros países, aportaron en algo.  Para nosotros fue muy enriquecedor, y conocimos grandes personas.
También es una responsabilidad mantener este intercambio de experiencias. Por eso nos hemos preocupado de difundir algunos textos de entonces, junto con artículos o reflexiones posteriores que alguna gente del CUAC y de OCL del período 2000, continuó escribiendo. Si todo eso es aún material de consulta para diferentes compañeros latinoamericanos y las nuevas generaciones en Chile, me parece bueno y necesario,  porque algunos análisis y experiencias no pierden actualidad y porque cada proceso actual puede volver a cero, si no hay conciencia  histórica.
Ahora, de mediciones empíricas tenemos poco o casi nada. Hasta hoy, los trabajos de investigación o tesis disponibles, que analizan al CUAC o experiencias posteriores, no profundizan lo suficiente sobre las disyuntivas políticas de la época y como se repiten hoy.  Incluso hay por ahí una tesis que cae en el chisme sobre personas, dando a entender que el proceso del CUAC, giró más en torno a conflictos personales que en torno a posturas políticas contrapuestas.  Como en todos lados, si hubo discusiones personales, pero lo único importante es saber que defendíamos políticamente.
Algunos de esos factores son medibles, a la espera que nuestros compañeros egresados de las ciencias sociales, aporten en sistematizar y crear indicadores para entender mejor que pasó. Por ejemplo, en la pugna en pro y en contra de la inserción social: Quienes se oponían, indudablemente defendían sus grupos de afinidad, sus tribus, su estilo de vida. Creo que podría ser comprobable que de eso, no nació ninguna propuesta política atendible, trascendente. Las obsesiones de esos grupos de afinidad eran en cambio, el embrión de la dispersión “insurreccional” de la década 2000.
Para verificar esto, basta ver que ocurrió con esos grupos, sus trabajos y sus miembros. Que ocurre hoy con los cientos de colectivos que nacen con muerte súbita y se desvanecen.
Pero más aún, creo que es perfectamente cuantificable como los trabajos durante este tiempo pasan de la tribu urbana a un mínimo trabajo voluntarista y educacionista, (como los primeros preuniversitarios populares)  hasta lograr un trabajo reivindicativo en sectores sociales.
También ha sido comprobable en el tiempo, que la creación de frentes sociales no solo era necesaria, sino imprescindible. Solo la profundización en temas reivindicativos clave, como educación, vivienda o trabajo, daría al anarquismo chileno y Latinoamericano el impulso necesario para su posterior y actual desarrollo. Aún más, nuestros métodos libertarios, promovidos dentro del movimiento estudiantil, sindical y en las luchas por  vivienda, conflictos ambientales o regionales, se convertirían pocos años después, en el motor que impulsaría la irrupción de estos movimientos en la década 2000.
Creo que hoy en la década 2010, es necesario medir los impactos pasado y actuales, o seguiremos llevados por opiniones subjetivas de cada cual. Alguien concentrado en un trabajo sectorial o territorial, así como quien aporta con su trabajo intelectual, difícilmente tiene una vista panorámica del proceso completo. Ser autocomplaciente al evaluar tu trabajo, sin plazos definidos, sin metas, o querer inventar todo desde cero, son también prácticas que suelen diluir todo avance.


Carlos Pazmiño. Ahora, en función de esta influencia y el creciente despunte de lo libertario en Chile, ¿cómo valoras esto? ¿Qué hay del CUAC en los libertarios chilenos de la segunda década del siglo XXI?

Mario Celis. Es innegable que desde el CUAC hasta hoy, se ha legitimado un camino de construcción de organización, que va desde la idea original de la inserción social, hasta las luchas por grandes transformaciones, la coordinación entre diferentes sectores y sus luchas, la idea de territorializar, la inclusión del feminismo, el ecologismo, etc. Aunque posterior al periodo electoral de 2013, se producen mayores diferencias y desviaciones hacia otras ideologías, el trabajo de las generaciones posteriores al CUAC ha tenido en general, un desarrollo coherente con el planteamiento inicial. Todo hasta ahora, se ha desarrollado más en lo estudiantil que en otros sectores. Seguido de lo sindical. Pero aún sigue pendiente la construcción de un trabajo localizado, barrial y en otros temas altamente sensibles como el previsional, ambiental, la alimentación, o la salud. También en la dimensiones que estos sectores tienen, como por ejemplo la problemática de género, migración, o el acelerado envejecimiento de la población chilena.
Han pasado casi dos décadas y el perfil de militantes y simpatizantes también se ha ampliado. Nuestra generación venía de estratos más precarizados, inestabilidad que derivaba en una participación inconstante. El ingreso de un gran contingente de estudiantes mejor preparados, de estratos medios, ha diversificado el movimiento, le ha dado más capacidad y acceso a un mejor análisis. Existe la intención de ampliarse a múltiples sectores, que creo se dificulta por algunos de los obstáculos al desarrollo del anarquismo que describimos en esa época del CUAC,  y que aún persisten, no solo en Chile.
El problema etario: La dificultad para abrirse más allá del segmento juvenil que tienen las organizaciones libertarias (y quienes aún padecen la adolescencia, en un cuerpo de adultos).
El problema identitario: La falta de una identidad libertaria propia, local y de nuestra época, que deje atrás las prácticas de las subculturas urbanas, de otras ideologías, de otros proyectos políticos.
El problema organizativo (falta aún creatividad y riqueza de formas organizativas para dar respuestas a necesidades de la gente, esto va de la mano con el problema de los recursos).

No me corresponde explayarme sobre el problema ideológico, ni en las discrepancias que últimamente han separado orgánicas, porque se está dando un debate profundo al respecto, y eso es muy positivo. Pero, claramente no considero un avance que las organizaciones libertarias se alejen del anarquismo para acercarse a posiciones de otros sectores.
Creo que entrar al juego electoral, en casos muy específicos, deben ser estrategias a discutir, y no para tirarse el pelo, ni dividirse. Oponerse a priori y tajantemente a participar en elecciones o abstraerse de toda coyuntura con otros grupos, puede ser tan contraproducente como aventurarse en una elección con un mal candidato, con pocas lealtades y sin recursos. Jugar con fuego, requiere un análisis previo de todos, para que después nadie llore o se pelee.


Sobre la actitud de las organizaciones anarco comunistas frente a los llamados insurrecionalistas o devotos del caos, si creo que ha existido una tibieza, cuando se ha guardado silencio o no se ha sido suficientemente enérgico ante todos los episodios espontáneos o acciones planificadas de irracionalidad violenta y despolitizada. Sólo demostrando una clara ética libertaria, vamos a lograr una legitimidad permanente. Sacudiéndonos cualquier ambigüedad vamos a poder mirar cara a cara a la gente. Para que nadie, menos un trabajador o trabajadora, nos identifique con prácticas como bombazos en el metro, o la lapidación de policías en una marcha.  Para que las aventuras de ningún pseudo héroe, dañe los avances alcanzados. También veo muy  complejo basar las luchas sociales en levantar cíclicamente nuevos mártires, hay un círculo vicioso interminable en esa lógica. Hay que cuidarse de la agresión del estado, evitar más muertes y exigir justicia, pero nuestras consignas deben principalmente reflejar las demandas y los caminos de construcción.

Carlos Pazmiño. ¿Por qué crees que el anarquismo ha pasado a ocupar un lugar marginal en la izquierda? Por ejemplo en el debate sobre el problema del poder y el Estado, el anarquismo responde acaloradamente “poder popular y autogestión”, ¿no crees que se ha olvidado pensar estrictamente qué formación económico social y política planificada y centralizada en la clase trabajadora habrá de ocupar el lugar del Estado? En Ecuador como sabes, hemos levantado una propuesta en construcción denominada Nueva Organización Territorial de Autogobierno Popular (NOSTAP). A nosotros la respuesta espontánea de poder popular y autogestión nos parece una cantaleta de primaria, demasiado abstracta, que no dice nada en términos reales.

Mario Celis. No veo que como idea o fuerza política, el anarquismo en Chile sea tan marginal en la izquierda, considerando que no va quedando mucha izquierda y descartando a los sectores que alguna vez fueron de izquierda y hoy prefieren llamarse progresistas. En el Chile de esta década, las organizaciones libertarias han logrado un lugar en la izquierda política e insertarse en varias luchas sociales importantes. Eso es un hecho, que algunos años atrás era impensable. Han demostrado permanencia, capacidad de propuestas y conducción en conflictos que parecen eternos.  La duda es cuanto se pueden sostener estas luchas, y si el movimiento libertario puede mantener los espacios ganados y crecer. De seguro para esto no podrá seguir dependiendo de las demandas estudiantiles o sindicales, ni solo de las actuales organizaciones,  deberá ampliarse.
El retroceso de las reformas prometidas por Bachelet, ha contribuido a estancar o diluir la efervescencia surgida el 2011 y el movimiento social ha caído en un notorio desgaste. Veo que en esa coyuntura actual, los sectores libertarios podrían ocupar un espacio mucho más preponderante. Tanto como estructura, o estructuras políticas más sólidas, con más recursos o como una cultura libertaria que penetre la cotidianeidad.
Y para eso, claro, se necesita una propuesta.  Y esta propuesta requeriría de una audacia mucho mayor que la que impulso al CUAC en los 90.  La propuesta NOSTAP de Ecuador es muy interesante y señala la posibilidad de escribir una orientación programática práctica.
En el movimiento ecologista chileno de hace dos décadas, logramos levantar propuestas político económicas. Basándonos en la Economía a escala humana, los escritos de Johan Galtung, Murray Bookchin, etc. y aplicándolas en comunidades con conflictos ambientales y en la red de Consejos ecológicos comunales. Todo eso se diluyo por los quiebres y la ausencia de una orgánica nacional representativa. Pero en las organizaciones libertarias actuales, es posible hacer grandes debates y crear una propuesta sólida. Tal vez por eso sigo creyendo en la construcción de una orgánica amplia de carácter nacional. Tengo confianza en que se puede encontrar el camino hacia un programa de unidad.
Las consignas del poder popular han contribuido a acercar las ideas libertarias a otros sectores, pero pareciera que hoy se requiere algo nuevo. Cuesta entender hoy un poder popular que no intente apoderarse por los espacios cotidianos que otros manipulan, o de crear fuerzas paralelas. Pienso en las juntas de vecinos, como brazos de los partidos, alcaldes y ministerios, como meros canales de propaganda, de dadivas, beneficiarias de políticas públicas, coludidas con privados que venden “operativos” de salud más barata, o legitiman sus inversiones invasivas.  Si algún libertario se niega a entrar a las juntas de vecinos o instancias similares, debe ser capaz de crear estructuras que disputen el espacio a ese poder.


Sobre la autogestión, lo abstracto no es el concepto en sí, sino como se usa, despojado de su sentido y de sus prácticas. Desde los 90 la izquierda marxistoide más marginalizada, se apodero del concepto,  desvirtuándolo como un sinónimo de autofinanciamiento, de recolectar monedas, de resistir fantasiosamente la precariedad de recursos. Ahora el término es de uso común, lo usan artistas o empresarios con idéntico simplismo.  Para algunos es derechamente el gesto de rechazar todo recurso estatal, aunque contradiga la lucha por derechos. Culturalmente, denota todavía un gran apego a la marginalidad, autoimpuesta, impostada.  Muchos grupos se conforman con la carencia. Carencia de recursos, de agenda, de militantes, de infraestructura, de métodos, etc.  El trabajo se achica entonces, se termina adaptando a estas carencias, pero no se reestructura, cuando no existen plazos como elemento de un programa. Tal vez porque el término “gestionar”, se entiende erróneamente como la acción de conseguir cosas, conseguir apoyos diversos, recoger las sobras y no administrar. En la autogestión en cambio, se administra, se conduce cooperativamente y por nosotros mismos un bien tangible, un medio de producción, un trabajo organizativo.


Carlos Pazmiño. Finalmente y ya  que hemos entrado en el debate sobre ser una alternativa política real para el pueblo, ¿cómo piensas la capacidad de hacer política desde el anarquismo, construir poder, acumular fuerzas y pelear por la hegemonía en el movimiento popular?

Mario Celis. Actualmente pareciera ser que en el contexto libertario chileno, ya no se puede postergar más ese debate. Acerca de cómo crear un programa aterrizado, coherente. Dejando clara mi valoración de todos los logros conseguidos, creo es posible avanzar en perspectivas que cuestionen las actuales lógicas de lucha, descubriendo nuevas luces. Una de ellas es el tema organizativo – productivo, donde comienza a aflorar un interesante camino relativo a los espacios productivos. Es decir, la construcción de espacios en territorios determinados, donde las organizaciones populares se apropien, creen, recuperen o adecuen medios de producción que generen recursos y desarrollo, en la lógica colectiva y/o comunitaria.
Desde el ecologismo social nuestro aporte con Ecobarrial,  ha sido explorar estas posibilidades en sectores populares a través del tema alimentario y su relación con huertos urbanos, huertos de cosecha rápida y constante, para espacios reducidos. Superando la poética, el esoterismo y el elitismo, que tanto acompaña al tema ambiental, hemos intentado durante la última década, llenar de sentido político las acciones ecológicas a nivel barrial. Esto se relaciona con esa exploración de nuevas prácticas populares, consistentemente osadas, que señalaba antes.
En la llamada “revolución pinguina” del 2006, los estudiantes secundarios chilenos, dieron varios de esos golpes desconcertantes que son totalmente libertarios (a principios de la década 2000 muchos dirigentes habían sido formados en el frente estudiantil del CUAC y OCL). La audacia de tomarse los colegios y quedarse a vivir allí, obligar al gobierno a dialogar con voceros,  asambleas, o la creatividad comunicacional para captar la atención de la prensa, etc. Sin estas prácticas nada habría sucedido. Una muestra clara de que las prácticas hacen la lucha. Con solo consignas no se llega a nada.
Creo que en el tema cultural, hay un impulso clave que estaba en el Café Acracia, una práctica cultural del CUAC que hoy es replicable. Se necesita re actualizar la matriz cultural del anarquismo actual, crear una cultura libertaria que interprete la época que vivimos, que establezca relaciones igualitarias, nuevas prácticas culturales (me refiero a nuevos formatos que nos saquen de los imaginarios prestados de otras realidades, de otras décadas, de otras ideologías). No podemos seguir pegados en la peña, o en el acto que termina en rock o cumbia para universitarios. Necesitamos formatos de carácter familiar, nuevas instancias de encuentro, de lucha, de intercambio, expresiones artísticas políticas, Debemos salir de los moldes culturales trillados. Necesitamos una creatividad que avive el entusiasmo. No creo necesario aclarar que no hablo de ponerle peluca a la lucha social, de volver todo postmoderno y estrambótico, menos aún de despolitizarlo con globos o show populachero. Hablo de subvertir nuestros propios anquilosamientos culturales.


En un incierto año 2015 en Chile, entre un clima de descontento y descredito de los partidos, junto a la posibilidad de una nueva constitución, hay un momento crucial para abordar un protagonismo mayor. No creo que deba ser eludida la discusión sobre la nueva constitución, por ejemplo.
Si la Concertación o Nueva Mayoría inventa “cabildos ciudadanos” o debates manipulados para legitimar sus reformas cosméticas, las organizaciones libertarias no pueden abstraerse del debate que involucra a todo Chile.  Solo por oponerse al  reformismo, no se puede perder la ocasión de debatir cómo acabar con las bases del estado subsidiario, del modelo de Pinochet, que consagra a la propiedad por sobre las personas.
Confío en que existirá una nueva etapa orgánica y programática donde no estarán solo  “arriba los que luchan”, sino que estarán también “arriba los que no luchan”, “arriba los que apenas pueden luchar”. Sea por tiempo, por desconocimiento, por edad, por movilidad reducida, por aislamiento de los círculos políticos… Pensando en aquellos que parecen flojos, indolentes, consumistas, incrédulos de todo, religiosos, individualistas, ignorantes, aburguesados. Porque también a ellos y ellas, hoy se les tambalean sus certezas, su orfandad de sentido crece, y en su búsqueda también pueden entender e identificarse con las ideas libertarias. A todos ellos y ellas podemos y debemos llegar.

(*) Mario Celis (San Bernardo, Chile, 1969) es ex – militante y miembro del comité fundacional del CUAC
Actual coordinador del Centro de Ecología Social Ecobarrial – Chile. Ha sido coordinador regional para Sudamérica de la red Ecologista internacional “Tierra del Futuro”
Un artículo del autor sobre el CUAC en: La Organización C.U.A.C. de Chile: Principales Aportes de su Teoría y Práctica.
Georges Fontenis “Manifiesto Comunista Libertario“.

Carlos Pazmiño. Investigador CEPY, licenciado en Comunicación para el Desarrollo, estudiante de magíster en Sociología FLACSO-Ecuador.

Wednesday, December 03, 2014


SAN BERNARDO: SOBERANIA ALIMENTARIA EN NUESTROS BARRIOS  

                                                                                                                           Por: Karina Espejo G.

Los alimentos frescos y saludables se ven amenazados por las es parte de los contenidos entregados en los talleres educativos de la organización Ecobarrial, Centro de Ecología Social a vecinos de comunas periféricas de Santiago.

Este año 2014 Ecobarrial realiza talleres, foros y campañas informativas en la ciudad de San Bernardo, afectada por proyectos de inversión que amenazan sus barrios típicos y han acelerado la desaparición de los campos de cultivo aledaños y la relación directa de la ciudad con sus tradiciones y específicamente con el acceso a sus alimentos.

A través del proyecto “Ecotren defendamos nuestros barrios,”, coordinado por la Ingeniera ambiental Rocío Silva Torreblanca, las organizaciones del sector de Portales y Nos, además de otros grupos sociales de la comuna han tenido la oportunidad de informarse y debatir acerca de la defensa de sus barrios en la dimensión alimentaria.

FRUTAS Y VERDURAS: CADA VEZ MÁS LEJOS

Muchos barrios de la región metropolitana de Santiago eran cercanos a las chacras donde se cultivaban hortalizas, hierbas o frutas de estación. El modelo económico exportador – importador de alimentos nos pone a la mano, pero esta supuesta abundancia esconde Frutas y verduras con pesticidas peligrosos, o que son cultivadas con tecnologías, cuyos efectos apenas conocemos.

La producción orgánica en nuestro país es baja y las ferias libres traen cada vez menos de aquellos productos cultivados en nuestra zona.

En la provincia de Maipo se produce un gran porcentaje de las frutas y verduras que el país exporta a Japón Norteamérica o Europa. La paradoja es que gran parte de estos productos llega a los consumidores desde las regiones del Norte de Chile.

BARRIOS TRADICIONALES AFECTADOS

Pero este cambio en los usos de suelo, a menudo realizada al borde de la normativa o bien de forma irregular, es un proceso que destruye tanto el campo como los barrios urbanos tradicionales. La construcción de nuevas villas, condominios, proyectos de ingeniería como Rancagua Express, remodelaciones o nuevas inversiones, tienen un permanente impacto en los barrios de la ciudad. Arrasan con especies arbóreas, demuelen casonas, muros, y segregan con instalaciones invasivas, que no toman en cuenta la cotidianeidad de la gente que allí vive.

Este y otros temas han sido abordados en los talleres de Ecobarrial, que continuarán durante Diciembre y Enero 2014. 


Taller  DEFENDAMOS NUESTROS BARRIOS

Ecobarrial Centro de Ecología Social ha realizado durante Octubre y ahora nuevamente durante Diciembre 2014 y Enero 2015, el  taller DEFENDAMOS NUESTROS BARRIOS. Actividad que busca debatir y educar sobre organización social y defensa de nuestros barrios de aquellos proyectos comerciales e inmobiliarios que destruyen el entorno.

El taller se realiza en sedes comunitarias o espacios públicos de la comuna de San Bernardo y las organizaciones o personas interesadas en participar solo deben escribir en este blog o en nuestra página de Facebook  Ecología social en Chile.

Contenidos:

1. Las transformaciones de San Bernardo. Modelos económicos sociales de  la ciudad, Expansión urbana, erradicaciones, vivienda social, bungalows, parcelas de agrado, condominios,

2. El barrio y los proyectos culturales de San Bernardo.

3. Organización social en la comuna, reseña logros y derrotas.

4. Obstáculos de la organización social: Asistencialismo, clientelismo, cooptación, atomización,

5. Herramientas de las organizaciones sociales: Asambleísmo, Agenda propia, Autogestión, auto formación, movilización.

6. Que es Patrimonio, bienes patrimoniales, bienes de uso público.

Sunday, October 26, 2014





SAN BERNARDO:

LA IDENTIDAD DEL PASADO     

Por: Mario Celis V.

Es ya común escuchar que la ciudad de San Bernardo tiene una identidad cultural propia. Pero ¿Cuál es esta identidad? Por años, artistas y antiguos vecinos han profundizado una búsqueda natural de elementos culturales en su origen y desarrollo histórico. Sin embargo, desde la llegada de la democracia, surge en las autoridades locales, de todas las tendencias gobernantes, un interés por levantar el tema cultural sobre la idea base de una identidad local única.
Esta construcción ha ido definiéndose en las últimas décadas, hasta constituir un discurso que ha sido también adoptado por instituciones privadas, uniformadas, empresas e incluso organizaciones sociales.  

El discurso es repetido una y otra vez,  sin mayor reflexión sobre su consistencia. Desmenuzaremos a continuación sus trasfondos y como abordar con lucidez un tema tan etéreo como la identidad.

EL “PASADO DORADO” DE
SAN BERNARDO

El discurso de la identidad sanbernardina que ha sido instalado, evoca y alaba hasta la saciedad, los símbolos de una “era dorada” de San Bernardo. Esta era, en rigor, no aparecería con sus primeros habitantes indígenas, ni con la presencia mapuche, ni con la convivencia del imperio del Tahuantisuyo. Tampoco con el periodo colonial ni la edificación de la villa en los albores de la independencia. Este esplendor pertenecería al periodo republicano, obviando algunos episodios incomodos.

La historia oficial local, nos cuenta datos vagos, de la vida local del siglo XIX, idealiza una llamada era de oro intelectual a principios del siglo XX y luego da un salto hasta la segunda mitad del mismo siglo, al desarrollismo del periodo republicano. Cuando en torno a la creciente escolarización de la ciudad y la presencia Ferroviaria, surgen otros talentos que también entran al panteón de los ilustres y alargan la era. Del resto no sabemos casi nada, pero parece muy poco probable que no existieran artistas y que estos no transitaran por los márgenes. Es obvio que existió una fuerte cultura popular, que no fue, ni es, suficientemente estudiada y considerada como patrimonio cultural de la ciudad.

Luego viene otro salto histórico: los vertiginosos cambios y pugnas políticas del país de fines del siglo XX. Mientras esto pasaba, San Bernardo era cuna del desarrollo de la investigación y creación folclórica en los años 50 y 60 y 70. Su análisis y difusión es otra deuda.

Del Chile de la Unidad Popular, del golpe de estado, del periodo de dictadura, e incluso del periodo de transición democrática, se evita toda referencia. La censura y las vicisitudes de los trabajadores de la cultura durante el periodo militar, el regreso de los centros culturales, la cultura poblacional, son aún enormes páginas en blanco.

Estos periodos ausentes, pueden ser incorporados a la idea de una villa ideal, pero no son el centro de esta idea de esplendor.

He aquí los imaginarios que componen esta identidad única. Tres dimensiones de un mismo cuerpo: 

El Imaginario Aristocrático: Es el recuerdo borroso e idealizado del San Bernardo “señorial”, donde la aristocracia del siglo IXX, vacaciona y comparte tertulias junto al piano. Convertida en lugar de veraneo, la villa de construcción de adobe y tejuela, es decorada con nuevas casas patronales, que ostentan baldosas, maderas nobles y estatuas. Sin embargo, la verdad es que nunca hubo grandes palacios, y las pocas casas que llegaron en pie al siglo XX, fueron también demolidas o mal conservadas.

La vida aristocrática termina desvaneciéndose, el balneario de las familias pudientes se traslada a Cartagena. Nuevas familias que no pertenecen a estas castas, hacen riqueza. Inmigrantes árabes dedicados al comercio modernizan el centro. Españoles, alemanes, italianos, participan de una nueva estructura social que toma forma y aporta a la modernización de la ciudad.

El imaginario Rural: Aquella nostalgia que no acepta que el modelo rural feneció, ni entiende porqué.  Este imaginario es también aristocrático, pues proviene de la aristocracia del latifundio. Añora el aspecto rural del San Bernardo antiguo, pero desconoce los cambios y su origen.

Como en todo Chile, la vida se ordena en torno al fundo. Con migraciones de zonas agrícolas aumenta la población. El modelo de vida campesino comienza a convivir con el modelo industrial,  transformando al pueblo apacible, en una ciudad modernizada.

Tras el golpe del 73, la reforma agraria es reducida a su mínima expresión, pero la vida en torno al fundo no regresa. Los campos son entregados al modelo exportador. Parcelas de monocultivo, plantas de procesamiento frutícola, frigoríficos, faenadoras de pollo y cerdo, decoran ahora el entorno a la ciudad. La actividad agrícola de grandes hacendados y pequeños parceleros, disminuye hasta casi desaparecer. Las chacras se transforman en parcelas de agrado.  Allí ya no se plantan nuestras hortalizas, ni se cría el caballo alazán, ni se canta con guitarra bajo el parrón. Las carretas repartidoras de leche, ya no trotan por las calles, el agua ya no corre por las acequias. Ponchos, mantas y espuelas ya no serán atuendo cotidiano, sino un ocasional disfraz.

El Imaginario ferroviario: Es la añoranza por el esplendor de Maestranza Central. Hay un fuerte lazo entre dos o tres generaciones de obreros y sus descendencias. Sin embargo de su último periodo no se habla. Sobre los crímenes y estafas se guarda contenido silencio. El debate sobre el futuro de sus galpones es postergado, bajo una memoria estancada en la añoranza y que no se hace cargo de las causas de su final y abandono. Al promover una memoria con mala memoria, menos podría construirse una voluntad para convertir estos espacios en un bien útil de uso comunitario, con respeto a la memoria.




 CULTURA
MUNICIPALIZADA

Al igual que la educación y la salud, la oficialidad local, administra la cultura en la lógica de la municipalización. Paralelo a las políticas del ministerio de cultura, se establece una agenda errática, al servicio de una avasalladora política de marketing de la gestión municipal. La planificación de políticas culturales es inexistente, menos aún la construcción de un proyecto cultural comunal.
El municipio, bajo administración UDI, ha redoblado esfuerzos para imponer ideas fuerza como “La Capital del folclore”, “Una comuna con abundante vida cultural”, “ciudad de poetas”, “capital ferroviaria”, “una comuna con todas sus tradiciones vivas”, “ la recuperación del 18 chico y la fiesta de la primavera”, “Aquí el folclore se vive todo el año”, etc. Slogans  que a la vista de gente de otras comunas suenan algo exageradas, chauvinistas, poco realistas, con vago sustento histórico o científico. Pero lo más evidente es que en su mayoría se trata de puestas en escena, recreaciones, muy poca cultura viva, libre, creada o gestionada por la gente.

Para esto se despliegan grandes recursos, toda la tecnología, publicidad y marketing hoy disponible. La identidad cultural irrumpe con enormes parlantes. Nadie puede negar que aquí se respira cultura.



 

CULTURA PARA LOS SIN CULTURA

La cultura oficial no cree en cultura hecha por la gente común, pues la cultura, o la “alta cultura” es solo lo que hicieron otros en el pasado, aristócratas, gente excepcional del siglo XIX.

Como un gran porcentaje de las familias sanbernardinas, no vivió este “pasado de oro”, se encontraría, según esta mirada, en una carencia cultural e identitaria. De ahí la idea de difundir rescatar y revivir esta cultura del pasado. 

Tras una noble intención, un enfoque discriminador. Estos habitantes, sin al menos un pariente lejano ilustre, o ferroviario, no tendrían cultura propia. Al convertirse en sanbernardinos deberían adoptar esta identidad y negar cualquier cultura que les pudiera pertenecer por herencia de su origen, o  cualquier construcción identitaria como pobladores de villas o como habitantes del siglo XXI, en una ciudad en expansión.

Esta idea que supone a los “nuevos vecinos”, o “nuevos sanbernardinos”, como gente sin cultura, ni pasado,  tal vez explicaría la necesidad de la oficialidad de “repartir” su cultura a esta comunidad sin voz, como quien reparte leche, frazadas, globos.  Se les reduce a espectadores de eventos, de entretención liviana, masiva. Se les “mangueréa” la cultura, mientras aún no estén aptos para entrar a la piscina a darse un baño de cultura mayor.

Un estandarizado folclore se ensalza por sobre otras expresiones y también se entrega gratuitamente  en formatos masivos, en serie, repetitivos, controlados.

Para quienes si pueden acceder, hay una oferta de eventos reducidos, para la afición musical o literaria local.  Allí puede encontrarse algo de arte. Pero principalmente se fomenta un arte que preserve tradiciones, que contemple, que añore, que no cuestione, un arte servicial, un arte “positivo”, “que muestre lo bueno y no lo malo”, como afirma la autoridad.

Se recuerda el pasado, pero solo cierto pasado. Se desconocen las últimas décadas como décadas de valor cultural. Se da vuelta sobre los mismos temas, los mismos nombres. El eterno homenaje y las efemérides obstruyen la expresión artística. La mirada contemporánea brilla por su ausencia. Se le llama “alta cultura”, pero se mantiene a kilómetros de distancia del quehacer cultural y del arte profesional hoy en Chile.

Sabemos que el arte, si para algo sirve, es para para hacernos preguntas y esto no es posible con un arte que anula cuestionamientos e impone respuestas únicas.

Pero esta adaptación del arte para otros fines, es una constante de toda época y gobernante. Supongamos que no podemos cambiarla. Aun así, podemos poner atención en un punto más abordable en nuestra cotidianeidad local y que nos es propio: La identidad cultural.

 

PASADO PARA NUBLAR PROBLEMAS, PASADO PARA ESTANCAR LOS CAMBIOS

Como la identidad cultural de la ciudad se supone ya existe, casi nadie se atreve a cuestionarla o pensar que nuestra ciudad pudiera tener otras identidades, o bien no tener identidad propia. Las obras o iniciativas que apuntan a crear una identidad local de época con otros códigos, o aquellas que osan abordar temas de la sociedad del siglo XXI, no parecen tener aún un espacio en nuestra conservadora comuna.

Pero el problema no es el pasado, cuyo conocimiento resulta sumamente interesante, sino la utilización de este. La instalación de este imaginario de memoria e  identidad cultural totalizante como el único posible.

Se trata de crear la fantasía de que la historia, está siendo recuperada, o que  modelos culturales extintos siguen aún vivos.  Por lo que sabemos, esta cultura no vive hoy, es de otra dimensión. Por tanto solo nos quedan sus bienes patrimoniales. Aquí sobreviven algunos de sus vestigios: Casas patronales, caminos, iglesias, acequias, la Maestranza, etc. Hasta ahora ha sido posible tener estos vestigios a la vista, pero su abandono es evidente, desaparecen a un ritmo impresionante.

Para mantener esta idea de identidad única ha sido necesario apelar a  la nostalgia de sus habitantes más antiguos, pero al morir estos y ser minoría ante una población creciente, los recuerdos pierden fuerza cuando no puedes ver, visitar o usar estos bienes patrimoniales.
 
Imponer esta identidad anacrónica en todo, se ha convertido en una constante y velada censura a la cultura y a los artistas locales (en una ciudad, donde curiosamente, surgen gran cantidad de artistas, con o sin apoyo oficial). La identidad única, infantiliza, niega las capacidades de la gente.

Su uso obsesivo nos ayuda poco a comprender los últimos tiempos, que definen sustancialmente el San Bernardo de hoy. Es este mismo pasado, el que se usa para no hablar de otras épocas, de otros imaginarios.
Con este pasado se obstruye la construcción de una identidad cultural, que interprete a las actuales y nuevas generaciones, sobre todo a los sectores populares.
 

Con esta identidad del recuerdo, se nublan los problemas presentes, se niegan las posibilidades de cambios profundos.

Menos aún, nos ayuda a hacernos preguntas, o a comprender la sociedad en que vivimos.  Temas como Género, diversidad, desigualdad, sexualidad, tecnología, ciencia, educación, cultura, medio ambiente, DD. HH… No pueden existir en una cultura estática,  en un imaginario de museo abandonado.

 



EL PASADO DORADO EN DEMOLICIÓN

Contradictoriamente este pasado dorado es destruido, sin culpa, por la misma clase política, autoridades, inversionistas e instituciones a su servicio, que pregonan la belleza insuperable de estas épocas. Cada vez que surge una buena oferta para levantar alguna mole que ofrezca beneficiar a una firma privada, a cambio de buenas patentes, iluminar un peladero, o aumentar algo el subempleo; no se inmutan para subastar cualquier bien patrimonial, en tiempo record y con las mínimas exigencias, al borde de la normativa.

Queda así en evidencia que su modelo de identidad local, no ha sido más que un conjunto de frases. Solo se ha jugado con nuestra memoria emotiva.

La identidad del pasado se ha convertido hoy, en el truco publicitario usado para promover las inversiones que destruyen o deforman esta y otras identidades.

 “San Bernardo ya no es el mismo” se dice, ¿Pero quién mando demoler el patrimonio y la identidad de San Bernardo, que tanto dicen defender? ¿Si no fue el latifundio, si no fue la dictadura, si no fue la economía de mercado, si no fueron los gobiernos, si no fue el municipio, si no fueron los negociados, si no fue su partido?… ¿Quién?

Durante más de tres décadas no importo saber. Había que seguir creyendo y difundiendo la devoción por la identidad del pasado, aunque se nos viniera el siglo XXI encima. Porque distraía del presente, de los temas difíciles, porque llenaba un vacío de identidad local necesario, porque rendía electoralmente, porque calzaba con la inversión privada, porque servía para todo.

El pasado dorado ya no era solo publicidad, había sido desde mucho antes, y hoy más que nunca, una estrategia más de propaganda política.

 

 

LOS MODELOS SOCIALES ECONÓMICOS DE LA CIUDAD

Malas noticias: San Bernardo ya no es, ni volverá a ser aquel pueblito rural, ni la villa señorial para el veraneo de la aristocracia santiaguina, ni tampoco la villa industrial de obreros privilegiados.

Los acontecimientos del país y  sus cambios de modelo, le influyeron y le influyen directamente.

Comprender que la ciudad no es una isla, nos ayudaría a aceptar que los ciudadanos de San Bernardo se han quedado hoy sin proyecto social propio. El último proyecto, el industrial ferroviario, fue silenciado, acribillado y hecho desaparecer.

El único proyecto existente, omnipresente, e impuesto desde afuera, es el imperio de las grandes empresas. Inversionistas de todo tipo, ven en la comuna una plaza libre, con escasas regulaciones para contratar mano de obra barata e instalar sus malls, industrias contaminantes, villas,  condominios enrejados, u obras de ingeniería invasivas y segregadoras.

 

¿EL PROBLEMA DEL PATRIMONIO,  NO SERA LA MISMA IDEA DE PATRIMONIO?

¿Quién defiende el patrimonio de la ciudad entonces? Al parecer todos. Quienes lo añoran y quienes lo destruyen y viceversa. Es decir, quienes lo defienden también lo destruyen y quienes no lo destruyen, tampoco lo defienden tanto.  

Todos ellos creen que este patrimonio les pertenece a todos. Con facilidad  levantan slogans como “San Bernardo defiende su patrimonio”, suponiendo que estos temas son prioritarios y de apoyo masivo, cuando no lo son.

En los mayoritarios sectores populares este discurso no prende. Incluso en sectores medios, los vecinos comienzan a darse cuenta que la propia idea de Patrimonio es en sí un gran mito.  Cuando ven que no cuaja en hechos concretos, cuando ven que solo las excavadoras avanzan, mientras las viejas locomotoras y los viejos edificios desaparecen en el óxido, con la eterna promesa de ser preservados.

Pero el mito del patrimonio no es solo el peligro de su destrucción, aquella amenaza que alimenta la promesa de protegerlo, sino que es la supuesta intención de que estos bienes patrimoniales serán heredados a las nuevas generaciones, sin distinción de clase social.

Es difícil creer en quienes levantan las banderas del patrimonio, cuando no levantan de la misma forma los temas sociales…

La intención de proteger estos bienes y el imaginario de recuerdos que los rodea, no se traduce en beneficio para la población postergada de la ciudad. La promesa de restauración conservación y apertura es una constante en el tiempo. Y si se llegara a hacer algo con estos bienes, presume administraciones elitistas, usos restringidos, usos no comunitarios.

Comienza a surgir una legítima desconfianza sobre esta vocación patrimonial. Una pregunta lógica es: ¿Si no se defendió antes el patrimonio, porque ahora van hacerlo?

Por años parecía creíble que una oficialidad que defendía sus propias tradiciones, su patrimonio, sus proyectos económico - sociales,  defendería también  la memoria, las tradiciones (supuestamente) de todos.  

Hoy resulta dudoso que los mismos sectores políticos que apoyan el modelo de mercado como solución total, serán los defensores del patrimonio o incluso de la cultura local.

Es innegable que en muchos vecinos  existe la honesta intención de hacer progresar esta ciudad defendiendo su cultura. Sin embargo, enfrentar la publicidad de la alianza empresario- político, destinada a privilegiar negociados, puede ser muy contraproducente, si se hace con consignas simplistas, o con su mismo ideal de pasado.

En otras palabras; Si los dueños de la ciudad nos imponen sus negocios, levantando la consigna del pasado dorado, no funciona oponerse a ellos, con la misma consigna del pasado dorado.

Es necesario revisar si nuestras propias convicciones y formas de oponernos a los proyectos invasivos, no cae en una extrema ingenuidad. Las lindas locomotoras antiguas que añoramos, se están convirtiendo fácilmente en crueles retroexcavadoras. Al  invocar modelos tan manoseados y al no dar consistencia política como fuerzas sociales  a las demandas, corremos el riesgo de que caer en otro “cuento del tío”. 
Es necesario revisar el término "Patrimonio". Si lo que San Bernardo necesita son Bienes de uso comunitario.

Recordemos que nuestros objetivos no son retrógrados, sino que aspiran a construir un San Bernardo mirando al futuro,  y para todos. Por lo tanto nuestra mirada debe ser de futuro.

Con este mismo proyecto de identidad del recuerdo, de una ciudad que ya no existe, no se puede enfrentar a quienes vienen con sus maquetas 3 D a proyectarles un futuro magnifico a concejales y alcaldes de turno, dispuestos a comprar cualquier futuro que sea financiable.

Las amenazas a espacios como la Maestranza, la Plaza de Armas, la Avenida Portales o los barrios típicos, hoy nos dan la oportunidad de hacer una reflexión profunda de que queremos como ciudadanos comunes para hoy y para mañana.

Si para construir nuestra identidad cultural local, se necesita una conciencia del pasado, dado lo compleja y contradictoria que es nuestra ciudad, necesitamos reflexionar doblemente sobre el San Bernardo de hoy, la identidad de hoy, la cultura de hoy.

¿Es la identidad cultural solo un recuerdo de tiempos mejores? Queremos preservar para añorar eternamente un pasado mejor, o queremos dar cuenta de nuestra realidad aquí ahora, para construir una base sólida para un mejor futuro?

¿Queremos entender como identidad, solo la cultura del San Bernardo céntrico, antiguo?, ¿Asumiremos de una vez, que tenemos hace ya tiempo un nuevo San Bernardo mayoritariamente periférico, popular, con carencias, que también tiene derecho a escribir su propia historia, su propia cultura y no necesariamente debería identificarse con todo lo que se afirma es la única  identidad de San Bernardo?

Hacernos estas preguntas, es urgente y es gratis. Como el pasado no va a regresar, debemos construir hoy lo que nos gustaba de ese pasado. Por ejemplo: convirtiendo la fantasía rural, en planificación ambiental o un proyecto de cultura y tradiciones coherente con esta época.

Podemos y debemos crear nuevos códigos, nuevas expresiones, nuevas estrategias de respuesta a nivel local, aquí y ahora. Podemos crear las bases de una nueva política cultural desde las organizaciones sociales. Antes que San Bernardo triplique su población, antes que sea demasiado tarde.